Saltar al contenido

Organización Institucional

Reseña Histórica

Director Centro de Misiones Internacionales y Acción Integral

Coronel César Alberto Karán Benito

Recordando la misión que tiene la Escuela de Misiones Internacionales y Acción Integral y su cumplimiento a través de los programas académicos que ofrece, hoy quiero resaltar el inmenso compromiso que siento como su Director y agradecer el esfuerzo de tanta gente que ha consagrado su vida en la ESMAI; es gracias al trabajo de ellos que hoy es reconocida su labor a nivel regional e internacional y ocupando lugar preponderante en el contexto nacional.

Al examinar el camino recorrido, nos damos cuenta de la importante búsqueda de esquemas de desarrollo y mecanismos de innovación que mejoren nuestra competitividad como institución educativa, líder en la formación de Acción Integral y Misiones Internacionales ,no solo al interior de nuestro Ejército, sino proyectados a escenarios académicos e institucionales en diferentes niveles.

Es fundamental reconocer que nos encontramos en una coyuntura de transformación de carácter estratégico, que han logrado dotar a la Fuerza de nuevas capacidades exigiendo a su vez un nuevo marco doctrinario y legal para su correcta actuación. Lo anterior hace que la ESMAI, encargada de capacitar, entrenar y especializar al personal que participará en misiones internacionales, operaciones de paz y misiones de acción integral, participe activamente de los procesos de cambio y direccione la doctrina desde su rol, garantizando la defensa de la seguridad, independencia y soberanía nacional, bajo el marco de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

Los principios de la educación militar deben combinarse con las tendencias más actuales permitiendo que la investigación y la enseñanza sean los pilares en la ruta hacia el éxito; el buen balance entre una educación de la mejor calidad y la investigación de alto nivel parece ser una combinación virtuosa, donde la una se nutre de la otra de manera positiva. Ese es mi mayor reto y propósito.

Finalmente, quiero reconocer que los desafíos son enormes, pero basta con el sentimiento de gratitud que genera el haber contribuido en la formación militar de los integrantes del Ejército Nacional manteniendo la mística y rigor de la doctrina castrense, pero sumando a ello la satisfacción del trabajo por el desarrollo y progreso de una nación que requiere de hombres y mujeres capaces de ejecutar la tarea más compleja de todas: brindar bienestar y seguridad.